CONCLUSIONES

¿QUÉ HEMOS APORTADO?

En este apartado vamos a recapitular las ideas principales punto por punto, respondiendo a los objetivos planteados al inicio de nuestro trabajo.

1. ¿Qué tocaban y bailaban? ¿Dónde?

  • Tocaban instrumentos como la dulzaina, el tamboril, el bombo, las castañuelas, las tejoletas y los palos (entre otros).
  • Las danzas que se ensayaban, eran las jotas y paloteo, principalmente.
  • En los bailes populares se bailaban más cosas (pasodobles, tangos, etc.).

2. ¿Quiénes eran los más conocidos en la zona?

  • El Tío Tambores de San Pedro de Gaíllos y la saga de los Gil de Matabuena han sido en los que más nos hemos centrado, aunque hubo muchos más.
  • Los “Carbones” de Aldealengua de Santamaría, el Tío Colorín de Cascajares, el Reino (tambor), El Percaro (Dulzaina) de Riaza, el tío Rusín también de Riaza, Julian “El cojo“, Los Carterillos de Sepúlveda, Facundo Blanco (Tamboritero y dulzainero), del Cubillo o Juanito, de la Fresneda (Duruelo) (tamboritero y dulzainero) son algunos de ellos

3. ¿Había mujeres dulzaineras o tamboriteras?

  • No principalmente no, era más común que los hombres tocaran los instrumentos.
  • Era un mundo muy masculino. En San Pedro de Gaíllos, los hombres danzaban y eran los que iban delante en la procesión.

4. ¿Redes de colaboración?

  • Solían tocar en parejas. Eran parejas estables a lo largo del tiempo.
  • En ocasiones, colaboraba la familia, en particular los más jóvenes.

 5. ¿A qué se dedicaban?

  • La mayoría de los dulzaineros y danzantes, usaban la música como una actividad extra que complementaba sus trabajos.
  • Variedad de oficios principales. Solían ser artesanos: carpinteros, sastres, etc. También había pastores, carteros, etc.
  • Algunas personas se dedicaban exclusivamente a bailar y acompañar a los músicos en las celebraciones del pueblo de origen.
  • Otras en cambio solían salir del pueblo de origen para exhibirse y lo hacía acompañados generalmente de un mismo dulzainero y un mismo tamborilero.
  • Ciertas personas recurrían a la dulzaina y al tamboril para sacarse el jornal o ejercer la mendicidad.

 6. ¿Condiciones económicas?

  • En la mayoría de las ocasiones los danzantes y dulzaineros eran financiados por el ayuntamiento.
  • Existía el puesto de dulzainero y timbalero en algunos ayuntamientos.
  • En algunos lugares, si a los vecinos del pueblo les había gustado mucho la actuación, aparte de lo financiado por el ayuntamiento, les daban una propina.
  • Existían certámenes en los que podían ganar dinero. Eran sumas considerables para la época
  • En ocasiones especiales como bodas y bautizos, los que pagaban a los dulzaineros y danzantes eran los protagonistas de estos o algunos invitados como regalo de tal celebración.
  • En algunos pueblos la contratación de los dulzaineros era financiada por los hombres en la Fiesta de San Martín y por las mujeres en la fiesta de Las Flores de Mayo, los cuales pagaban hasta que se casaban.

7. ¿Cómo aprendieron a bailar y tocar?

  • A tocar, muchos aprendieron de oído, sin saber solfeo.
  • Otros, aprendieron música gracias a su familia.
  • Todos perfeccionaron su música viendo tocar a otros músicos
  • Antiguamente no existían escuelas de música en las que se enseñaran estas canciones.
  • Para aprender a bailar jotas, tuvo mucha importancia la Sección Femenina.
  • Según los ancianos de la residencia de Prádena, las mujeres le enseñaban en forma de tango.
  • Por la parte de Matabuena había un profesor que enseñaba e iba una vez al mes, al igual que ahora.

8. ¿Qué imagen se tenía de ellos en las poblaciones?

  • Según Juan Antonio Gil Sanz se tenía buena imagen de ellos ya que eran alegres, es decir, les gustaba la fiesta. Les gustaba ver lo bien que tocaban.
  • Los músicos iban a dar la verbena lo que ahora lo hace una orquesta de camión, ellos dicen que era muy divertido y que no paraban de bailar aun que estuvieran cansados.

9. ¿Cómo eran sus vestimentas?

  • Los músicos no siempre vestían con el traje tradicional.
  • En las fotografías más antiguas, sí hemos visto que lo utilizaran.
  • Aunque podía variar mucho, las mujeres que bailaban, llevaban el refajo, el manteo, el mantón, una mantilla de casco, rizadores de pelo y un velo negro.

10. ¿Cuál es el futuro del patrimonio musical en la comarca del Nordeste de Segovia?

  • Creemos que es positivo, porque ahora hay asociaciones, grupos de danza y escuelas de música tradicional.
  • También hay muchas mujeres que han aprendido a tocar la dulzaina y el tamboril, sobre todo entre los más jóvenes. Destacamos a Elena de Frutos, dulzainera de Riaza.
  • Se han recuperado muchas canciones que se iban a perder.
  • También se han recuperado danzas de paloteo en pueblos donde se habían dejado de bailar, como en Castroserna de Abajo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s